jueves, 27 de agosto de 2015

¡Ya estamos de vuelta! - Escapada a Oporto

Este año han sido nuestras primeras vacaciones con el gordito y, aunque su papá era algo reacio a salir de España y a coger el avión, al final conseguí que accediera a ir a Oporto, una ciudad a la que hace tiempo tenía ganas de ir.

Después de todo, ha resultado un viaje tranquilo y perfecto para todos, el papá contento se haber ido, el peque feliz de estar con los dos todo el tiempo y yo feliz contenta de haber acertado con la elección.

Aquí os cuento los detalles:

VUELO

Los vuelos los compramos a través de Raynair, tras consultar Kayak. Me daba un poco de miedito por el tema maletas, porque no queríamos facturar y esta compañía es bastante exigente con las normas de equipaje de mano. Pero al final llevamos el equipaje perfecto en unas mini maletas, no me preguntéis cómo lo hicimos, lo hicimos, pañales incluidos. Va a resultar que somos unos cracks del empaquetado.

Nada más subir al avión se agarró a la teta y a dormir durante medio viaje. A la vuelta que ya sabía de que iba el tema se durmió media hora antes de subir al avión y se despertó en el aterrizaje.

Importante a tener en cuenta con el peque antes de viajar, sacarle la tarjeta sanitaria europea y hacerle el DNI.

ALOJAMIENTO

Últimamente cuando viajamos nos alojamos a través de Airbnb, pero en esta ocasión apostamos por Wimdu porque lo que encontramos a priori nos funcionaba mejor por ubicación y precio, y así fue. No nos decepcionó para nada. César, el anfitrión, es encantador, nos vino a recibir a la llegada y nos hizo sentir como en casa. El apartamento es ideal, de estilo vintage, espacioso y totalmente equipado, además tiene una ubicación excepcional si quieres disfrutar al máximo de la ciudad (al lado de la Torre de los Clérigos).



jueves, 30 de julio de 2015

Macarrones con salsa de ricotta y pomodoro


Me chifla la pasta y no me canso de probar nuevas recetas, inventadas, intuidas, copiadas…


Esta última es una copia intuida de una de mis salsas preferidas del restaurante Sarrietto en Barcelona: Ricotta e pomodoro.

Macarrones con salsa de ricotta y pomodoro



Ingredientes para 2 personas:
200 gr de macarrones integrales
200 gr de tomate cherry pera
Albahaca fresca
150 gr de ricotta
Aceite y sal



Mientras preparas la salsa, pon una olla al fuego con abundante agua, sal y un chorrito de aceite. Cuando arranque a hervir, añade la pasta y cuece según indicaciones de la marca.

Pocha los tomates en una sartén con un chorrito de aceite, tapándolos para que suden y se queden bien blanditos. Cuando estén blandos retira las pieles uno a uno.

A continuación, agrega la ricotta y las hojas de albahaca. Remueve para que se integren los sabores y sirve sobre la pasta. Añade unas lascas de parmesano y a ponerse como el ‘quico’.

viernes, 24 de julio de 2015

Ricos errores: Galletas de aceite

La cocina es pura magia. Un día te pones a probar una receta nueva, la lías parda y de repente intentando hacer un apaño te das cuenta que acabas de inventarte unas galletas súper ricas.

La semana pasada buscando por la red encontré una receta de ‘pastissets’, un dulce típico de la zona del Delta del Ebro en Tarragona. Tenía cabello de ángel que me dio mi cuñado para hacer unas cocas para San Juan que nunca hice, así que la receta me iba perfecta.


Seguí la receta paso a paso y cuando se supone que la masa tenía que estar elástica, la mía se desmoronaba. Entonces me di cuenta que había puesto más azúcar de la cuenta, así que añadí más harina, un poco más de aceite… no sé yo, y si le añado un huevo batido… otro poco más de harina. ¿Y si lo meto en la nevera a ver si endurece?...

Dos horas después, hice una prueba de cocción. Le di forma de galleta, 12 minutitos a 180 C y listo.
Prueba superada, así que continué cociendo toda la masa.

Una vez frías, eran una mezcla entre perrunilla y mantecado, pero más ligeras de sabor. Las iba a llevar a una quedada con amigos, pero la caja fue en descenso y se quedaron en casa.


Así que habrá que volver a hacerlas para presentarlas en sociedad.

viernes, 10 de julio de 2015

Probamos Nestlé Shakissimo

'¿Por qué caigo en la tentación?' Me lo pregunto una y mil veces, cada vez que me da por probar un producto nuevo que a priori sé que me va a decepcionar.

Soy fan del café con leche batido con hielo desde que viajé a Grecia (hace tantos años que no había ni indicios de crisis). Como la opción de tomarlo aquí se limitaba a pagar una pasta en Starbucks, me inventé una forma rica y baratita de prepararlo en casa con un bote de conserva y desde entonces es mi mejor aliado para pasar el calorcito en la sobremesa.



Hace un tiempo que vi anunciar Shakissimo de Nestlé y me prometí a mi misma que no caería, pero lo he hecho. Será por el pedazo de góndola promocional que han puesto en el Alcampo, pero he caído. 

Así que ahora puedo hablar con conocimiento de causa. Después de probarlo, me sigo quedando con mi versión casera por varios motivos:

Es más económica. Shakissimo 1,15 € - Versión casera 0,25 €
Es más ligero. Shakissimo 173 kcal - Versión casera 120 kcal
Es más saludable. Shakissimo además de leche, café y azúcar lleva espesantes y otros -antes-

Sin duda me quedo con mi Shaki-casero, aunque es una opción en caso de que te dé un apretón cafetero estando fuera de casa, no te digo yo que no, no se me vayan a enfadar los señores de Nestlé ^_^